Pensar el tema de la seguridad alimentaria y la cultura nutricional en el mundo educativo, invita a hacerlo desde muchas perspectivas. Podríamos optar por un comienzo científico cómodo, citando cifras de la UNICEF y describiendo de manera sistemática y estructural este problema y porque es importante trabajar en él.

Sin embargo, si observan estas fotos y analizan: Platos que responden a una de las comidas principales del día (el almuerzo), de los escolares, pueden sacar conclusiones sobre la escala nutricional, los utensilios, los procesos y la custodia en el cuidado de contaminación de la comida.

“Para muchos niños de Colombia, el refrigerio de la mañana y el almuerzo que reciben en la escuela son los únicos alimentos que ingieren en el día. Incluso, tener garantizado ese plato de comida se ha convertido en una de las principales motivaciones para no faltar al colegio: “Si estudio, como, y si allá no hay comida, difícilmente voy a la escuela”, es la ley para miles de menores en todo el país”.(https://www.elespectador.com/noticias/nacional/corrupcion-en-programas-de-alimentacion-escolar/)

En primer lugar, es indispensable pensar un primer problema y es la existencia de gente corrupta y con un muy bajo sentido moral, que juega y se enriquece corruptamente con la necesidad más básica de los niños en los colegios: su nutrición alimenticia. Es un problema del Estado y tiene leyes que lo sancionan (LEY 1474 DE 2011. Por la cual se dictan normas orientadas a fortalecer los mecanismos de prevención, investigación y sanción de actos de corrupción y la efectividad del control de la gestión pública.”).

Esperemos que haya un sector de población especializada en estos asuntos públicos que pueda trabajar sobre dicho problema. Los casos han sido documentados y denunciados de manera publica por diferentes medios nacionales, y se han registrado casos de; Comida descompuesta: “Comida descompuesta en raciones para niños del Chocó; tamales facturados por empresas de grúas, a 35.000 pesos; pechugas vendidas por una ferretería a 45.000 pesos la unidad…” La procuraduría tiene en investigación a 5 gobernadores, 7 exgobernadores, 8 alcaldes y 45 exalcaldes por mala administración de recursos y sobrecostos. https://www.eltiempo.com/justicia/investigacion/casos-de-corrupcion-en-el-programa-de-alimentacion-escolar-270756.

Un segundo problema tiene que ver con la escasa cultura nutricional de los actores de las comunidades educativas: directivos, docentes, padres de familia y por supuesto, los escolares, y en general de la población colombiana. “Una de las mayores preocupaciones que deben enfrentar los niños y jóvenes, que ahora se educan, en particular, aquellos retos relacionados con la seguridad alimentaria” (DAES, 2017)

De acuerdo con el informe del año 2017 emitido por la Organización de las Naciones Unidas para la alimentación y la agricultura (FAO), 2.570 millones de personas, es decir, el 42% a nivel mundial, depende de la agricultura, la caza, la pesca o la silvicultura para subsistir, dado que la agricultura impulsa la economía de la mayoría de los países en desarrollo (FAO, 2018).

Imagen tomada de: https://soloesciencia.com/2020/08/31/que-es-la-seguridad-alimentaria-y-cual-es-su-relacion-con-el-desarrollo-sostenible/

Así mismo y según cifras del organismo, América Latina fue la única región en el mundo que “alcanzó y sobrepasó el Objetivo de Desarrollo del Milenio de reducir la población que padece hambre a menos de la mitad entre 1990 y 2015”. Sin embargo, esto no siempre se traduce en mejoras nutricionales, hecho que implica que, a futuro, el mayor desafío de América Latina y el Caribe consiste en superar la “triple carga de malnutrición” 1. desnutrición, 2. Déficit de micronutrientes y 3. Obesidad”. Más aún, en virtud de que los países andinos tienen la mayor tasa de desnutrición crónica en América Latina (17%), seguidos del Caribe (10%) y el Cono sur (7.5%) (Salazar & Muñoz, 2019).https://view.genial.ly/602d13c24007550db38a5f88/horizontal-infographic-review-seguridad-alimentaria

En virtud de lo anterior, la misma organización dice que la acuaponía se ha convertido en una gran alternativa para la producción alimentaria, al combinar la acuicultura (la cría de peces) e hidroponía (el cultivo de plantas en agua sin suelo), siendo este un ejemplo de los sistemas de recirculación conocidos como agro-acuicultura integrada (AAI), por lo que, los sistemas  de producción agrícola pueden reducir el consumo de agua hasta en un 90% en comparación con la agricultura tradicional. Esto constituye un gran aporte al ecosistema, si se tiene en cuenta que la producción agrícola consume 70% del agua dulce disponible a nivel mundial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s